idarock´s

magazine

CARLOS CARBAJAL “FILOSOFIA EN UNA PROGRESIVA BATERIA”

5 minutos de lectura

B&R MAGAZINE RADIO por el buen Zenón

Carlos Alberto Carbajal Constantine, nacido el 11 de abril de 1989 en la Ciudad de México. Desde pequeño la música se encontró en casa. Su bisabuelo materno, Felipe Roca, había sido alumno de un famoso cantante de ópera en Milán, mientras que su abuela materna fue una destacada concertista de piano, especialista en Rachmaninoff y una gran cantante de música popular.

 Pero la principal influencia fue su padre, Juan Alberto Carbajal, guitarrista de blues y fundador de Electric Circus, uno de los proyectos de blues más famosos de su época que llegó a tocar en el otrora Hard Rock Live en sus inicios. Desde los 3 años tomó clases de teclado y piano y a los 11 años tuvo el valor de pedirle a su papá su primera batería.

 En muy poco tiempo, adquirió las técnicas y herramientas para poder tocar en un ensamble y con sólo tres meses de ensayo, tuvo su primera presentación en vivo en un festival de coros y estudiantinas en Six Flags México: suya fue la responsabilidad de marcar el ritmo en “Amor Primero” de Timbiriche. Con este ímpetu, pidió a su papá que reformaran Electric Circus y junto con Luis Fernández, llegado recién de España, al bajo, Benjamin Debrijon de Francia y Carlos Caballero a la guitarra, emprendieron una aventura que duró tres años y los llevó de tocar en cafés y bares de la colonia Roma a eventos multidinarios. Esa banda grabó un EP en vivo con dos originales: “Mis Pecados Favoritos” y “Reverse Rock”, así como varios estándares de B.B. King, Chuck Berry, Eric Clapton, Henry Mancini y Led Zeppelin. Al término de unos años, Electric Circus se desbandó por que Carlos, Benjamin y Luis se dedicaron a un proyecto de metal, así que para Carlos venía una nueva etapa.

Después de varios meses de estar practicando con videos instruccionales, se enroló como alumno con el gran maestro y baterista perenne del jazz mexicano, Álvaro López. Mientras que la instrucción fue corta, fue también enormemente iluminadora.

Forma junto con Enrique Piña, Juan Carlos Rodríguez y Victor Remolina la banda Nova Terra, una banda que comienza tocando covers de Iron Maiden y Rata Blanca para terminar componiendo su propia mezcla de metal progresivo. Sin embargo, la poca disponibilidad de tiempo y el poco avance en lo musical de algunos de sus miembros hizo que este proyecto no fructificara. Sin embargo, surge una oportunidad en medio de la tristeza. El 11 de julio de 2006 fallece el padre de Carlos a los 48 años, dejando muchas dudas en la mente de un joven de 17 años. A las pocas semanas, recibe una llamada del que es ahora uno de los guitarristas más consagrados del metal extremo mexicano, miembro de bandas como The Abstract, Through Torment, Ash Nazg Burz y Hacavitz, Fernando León.

En ese entonces se encontraba en formación un proyecto de música original con Iván González y Mocte Zuma y le llaman Valaquia, por el reino de Drácula e inspirada en una de las bandas más importantes del género, Death.

En 2008 se celebra el ahora inexistente Rock Olympus y es aquí donde concursa Valaquia contra bandas de la nueva generación de metal progresivo: Cáustica X, Paradigma, Glass Mind y Twilight Train. Mientras que no logran pasar de la primera etapa, las relaciones y el gran despliegue de musicalidad le ganan una llamada de parte de Gibrán Granados, vocalista y guitarrista de Cáustica X para tocar como baterista suplente en un evento en el infame Insurgentes 300.

Esta llamada desencadenaría el momento musical más importante hasta ese momento de Carlos que, junto con Tomás Peñalosa, tecladista de Twilight Train, se unen a Cáustica X para complementar a los hermanos Gibrán y Dante Granados – uno de los mejores guitarristas actuales del metal mexicano – y Pedro Vera en el bajo. Entran al estudio en verano de 2009 a grabar un EP de tres canciones que contiene “Extinción”, “Ni Una Noche Más” y la ya mítica canción del metal progresivo mexicano, “Alas de Cristal”. En noviembre de ese mismo año tienen la oportunidad de abrir a DragonForce en el Circo Volador, la última vez que serían llamados Cáustica X. A partir de este momento se da un proceso de renovación en la banda y comienza la composición del nuevo material bajo un nuevo nombre. La banda, siguiendo su ímpetu experimental, cambia el nombre a Ánima Tempo y suenan los primeros acordes del primer EP “Caged In Memories”.

En octubre de 2010, habiendo ganado el “Rockeando en Finlandia”, Anima Tempo viaja por primera vez a Europa, donde pasa un mes en Helsinki promoviendo su música. Mientras que solamente tienen un evento casi al final del periodo, su material llega incluso a las manos de Tommy Karevik, vocalista de Seventh Wonder y Kamelot que le da una gran reseña. Al regreso de Finlandia, comienza el proceso de composición e instrumentación de las nuevas canciones, pero algo ya no estaba en su lugar para Carlos. Esa música que tanto amaba tocar ya no era parte de los planes de la banda, así que en febrero de 2011 se retira como baterista de Ánima Tempo.

Carlos acude a un ensayo de Arge, banda que tiene algún sonido de remembranza. Es cuando escucha los primeros acordes de “Holocausto” y Carlos reconoce que Arge fue de esas bandas que estaban abriendo camino al metal mexicano cuando apenas era un adolescente y, con todo el ímpetu del mundo, se adentra en el material del segundo disco, Iluminación.

Es así como, 19 años después de haber empezado siguiendo a los grandes del progresivo de los setenta: Atomic Rooster, Camel, Yes, King Crimson, ahora es miembro de una de las grandes bandas del progresivo contemporáneo. Es el mejor regreso a casa posible a la familia Arge.


ESCUCHA B&R MAGAZINE RADIO

MARTES Y MIERCOLES 8 PM

JUEVES 7 PM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.